Una respuesta a la desinformación sobre Nicaragua: fue un golpe, no una ‘masacre’

Por: Charles Redvers

Para un resumen de la historia de trabajo de Mary Ellsberg con las agencias del gobierno de los Estados Unidos promoviendo activamente el cambio de régimen en Nicaragua y su participación con elementos tóxicos que promueven una campaña similar de desestabilización contra Siria, vea la nota del editor que sigue a esta pieza.

Hay tanta información errónea en los principales medios corporativos sobre los recientes acontecimientos en Nicaragua que es una pena que el artículo de Mary Ellsberg para Pulse haya sido agregado a él con una crítica aparentemente izquierdista. Ellsberg afirma que los artículos recientes, incluso de este sitio web, a menudo “pintan una imagen de la crisis en Nicaragua que es peligrosamente engañosa”.

Desafortunadamente, su propio artículo hace precisamente eso. Analiza la situación completamente desde la perspectiva de aquellos que se oponen al gobierno de Daniel Ortega mientras blanquea su comportamiento malévolo y minimiza los niveles de apoyo de los Estados Unidos en los que han confiado. Su pieza es una descripción incompleta de lo que sucede en el terreno, ignorando muchos hechos destacados que han salido a la luz y que han quedado obsoletos por los acontecimientos recientes.

La siguiente es una breve respuesta a los puntos principales de Ellsberg de alguien que vive en Nicaragua y ha observado la situación directa e íntimamente.

Primero, Mary Ellsberg dice que aquellos que dicen que ‘la oposición ha sido derrotada’ están equivocados. Ella muestra una foto de una gran protesta para demostrar su punto. Sin embargo, esta manifestacion ocurrió hace meses, el 30 de mayo. Fue tomada en el pico del apoyo de la oposición. Las protestas posteriores han visto los números caer a niveles que deben encontrar vergonzosamente bajos.

En contraste, mientras Ellsberg afirma que Ortega y el vicepresidente Murillo carecen de apoyo, hubo protestas progubernamentales masivas durante todo julio, que culminaron en el mayor el 19 de julio, no solo en Managua, sino en pueblos y ciudades de todo el país. Han continuado desde entonces.

La verdad es que, en términos de manifestaciones, huelgas y barricadas en las calles, el apoyo de la oposición cayó rápidamente una vez que la gente comenzó a ver a través de sus mentiras y la violencia y el caos que causó.

Los números de protesta de oposición están disminuyendo rápidamente. Esta pequeña marcha se observó en Managua el 26 de julio.

En segundo lugar, Ellsberg minimiza la importancia del dinero estadounidense y el apoyo de la derecha a la oposición. Pero la “Alianza Cívica” antisandinista da poca indicación de su propia agenda política para Nicaragua, más allá de deshacerse del gobierno elegido, por lo que es perfectamente legítimo preguntarse de dónde proviene su apoyo político.

Incluso los críticos de Ortega, como Ben Waddell, han dicho que las agencias de los EE. UU. Como National Endowment for Democracy han estado sentando las bases para la insurrección al brindar apoyo financiero a la oposición nicaragüense.

En medio de la crisis, sus líderes viajaron a Washington y Miami, financiados por Freedom House, para reunirse con republicanos de derecha como Marco Rubio, Ted Cruz e Ileana Ros-Lehtinen.

Los líderes estudiantiles buscaron apoyo de la extrema derecha en El Salvador, reuniéndose con los oficiales del partido Arena.

Más recientemente, aparecieron en el Instituto Hudson en Washington, DC, un bastión del militarismo de derecha y del extremismo pro-Israel. ¿Qué nos dice todo esto sobre sus intenciones políticas?

Tercero, aunque las muertes en las protestas son una gran tragedia, llamarlas una “masacre” da crédito a los números exagerados y cínicamente manipulados que usa la oposición. Un análisis detallado  de las bajas en los primeros dos meses, que eliminó el doble conteo y los incidentes no relacionados con las protestas, descubrió que hubo 119 muertes, divididas por igual entre ambos “lados”. Un recuento oficial reciente registra 197 muertes a fines de julio.

Ellsberg cita cifras más altas de los informes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero perdieron toda credibilidad que pudieran haber tenido al sacar conclusiones basadas en el trabajo de los dos órganos locales de derechos humanos, que tienen una larga historia de abierta parcialidad contra el gobierno sandinista. Paulo Abrāo, jefe de la CIDH, lejos de ser un observador neutral, declaró abiertamente su apoyo a los manifestantes estudiantiles el 19 de mayo cuando levantaron violentamente un autobús lleno de personas que regresaban de una manifestación de paz, lo que provocó varias lesiones.

En cuarto lugar, al igual que los propios líderes de la oposición, Ellsberg se refiere a los manifestantes “pacíficos” y se niega a aceptar la violencia que perpetraron. Esto ha incluido el asesinato de 22 policías, además de muchos funcionarios del gobierno y simpatizantes sandinistas, el más reciente hace unos días en Matagalpa. Varios sandinistas han soportado terribles torturas .

Ella se refiere a las escenas violentas cuando las fuerzas gubernamentales lograron reabrir el acceso a las ciudades de Jinotepe y Diriamba, en las cuales los partidarios sandinistas atacaron a sacerdotes y obispos. (Irónicamente, estaban protegidos por una fuerte escolta policial, la misma policía a la que los obispos habían pedido anteriormente que se retiraran de las calles). Lo que ella no dice es cuán enojada estaba la gente en la iglesia siendo utilizada como lugar de refugio para hombres armados manifestantes que aterrorizaron a estas dos ciudades durante más de un mes, con cerca de 400 conductores y sus vehículos como rehenes en la carretera principal.

El gobierno nunca habría podido eliminar los cientos de barricadas que erigió la oposición si no hubieran tenido apoyo popular para hacerlo.

Ahora que el golpe ha sido derrotado, está saliendo a la luz mucha más evidencia de violencia, como el testimonio de  Dania Valeska, una de las estudiantes de protesta, sobre el armamento de las personas que ocuparon una de las principales universidades (la UNAN).

Ellsberg muestra una imagen de Valeska en uno de los vídeos de apelación (“Mamá, perdóname …”) que hizo cuando presuntamente fue atacada en la UNAN, y luego se demostró que actuaba como un juego. Ese vídeo falso fue utilizado por la oposición y sus amigos de los medios de todo Estados Unidos y Europa.

Mary Ellsberg tiene razón en un aspecto: la oposición ha ganado el apoyo de los medios internacionales, y de la administración de los Estados Unidos y los gobiernos ahora de derecha principalmente en el resto de América Latina. La oposición se aferra a estos aliados, ayudados por la imagen falsa pintada por artículos como Ellsberg, mientras que su apoyo en Nicaragua se está desvaneciendo.

Desde mediados de julio, el país ha vuelto gradualmente a la normalidad; Los partidarios sandinistas han vuelto a las calles; las barricadas han sido desmanteladas (a menudo por las propias personas locales); y la violencia se ha detenido en gran medida. Se está reparando el enorme daño causado por los manifestantes a edificios públicos, centros de salud, carreteras y docenas de casas privadas. Las empresas y las escuelas que estaban cerradas se han reabierto. La vida diaria se ha reanudado y los turistas han comenzado a reaparecer.

El golpe fracasó, pero Mary Ellsberg y otros continúan intentando persuadir al resto del mundo de que la crisis de Nicaragua está “lejos de haber terminado”.

Nota del editor:

Mientras minimiza el papel de los EE. UU. En el golpe, Mary Ellsberg ha trabajado durante años con algunas de las principales organizaciones respaldadas por el gobierno de los EE. UU. Que tienen como objetivo aplastar al movimiento sandinista, así como a las ONG del gobierno europeo que han estado activas dentro de Nicaragua.

El currículum de la Universidad George Washington de Ellsberg indica un extenso trabajo con USAID, que acaba de comprometer $ 1.5 millones en fondos para los medios de oposición y las ONG de Nicaragua. (Aquí hay un informe de USAID al que Ellsberg contribuyó). Ellsberg incluso ha sido miembro de una delegación organizada por el Departamento de Estado de los EE. UU., La matriz gubernamental de USAID.

En su artículo, ella no solo no reveló su participación en el brazo de cambio de régimen del gobierno de EE. UU., Sino que omitió mencionar que USAID gastó más de $ 5 millones en los últimos cuatro años “preparando el terreno para la insurrección” en Nicaragua.

Mientras tanto, el hijo de Ellsberg, Julio Martínez Ellsberg, ha sido asesor de un grupo de estudiantes de la oposición, blanqueando la violencia de la oposición mientras ejerce presión sobre “grupos progresistas (…) para que corten públicamente los lazos con el partido [sandinista]”.

El editorial cargado de distorsiones de Mary Ellsberg fue publicado en Pulse Media, una de las plataformas más activas en inglés para promover el cambio de régimen en Siria, y para difamar a  las figuras públicas que disienten del consenso de Washington. El creador de Pulse, Idrees Ahmad, ha estado bajo una investigación de larga duración por parte de sus empleadores en la Universidad Stirling del Reino Unido por su acoso serial en línea contra enemigos ideológicos. (Ellsberg probablemente no apreciaría la inclinación de Ahmad por nivelar los insultos misóginos contra las activistas feministas con quienes no está de acuerdo).

Antes de publicar mi exposición objetiva en dos partes sobre la organización White Helmetsrespaldada por USAID , recibí una llamada telefónica no solicitada de Ahmad. Desató una diatriba amenazante, tratando de intimidarme en contra de publicar el artículo. Todavía no sé cómo obtuvo mi número de teléfono o cómo supo que iba a publicar, aunque tengo mis sospechas. (El audio está aquí.)

Es revelador que Ellsberg, una de las principales voces “progresivas” en Washington que piden un cambio de régimen en Nicaragua, haya unido fuerzas con los defensores más maliciosos por hacer lo mismo en Siria. Afortunadamente para las personas en ambos países, sus esfuerzos hasta ahora han sido un fracaso.

– Max Blumenthal

Charles Redvers is a Canadian who has known and lived in Nicaragua at different times over the last three decades, currently in León. He is the author of ‘Nicaragua’s failed coup’ (https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/charles-redvers/nicaragua-s-failed-coup).